Los zumos para recuperarte tras el deporte

El 53% de los ciudadanos españoles bebe jugo de fruta casi todos los días para el desayuno y la merienda. ¿Es un hábito saludable? ¿Hay zumos más saludable que otros? ¿Sabemos diferenciar entre licuado, néctar, jugo concentrado y refresco con jugo? ¿Podemos tomar la medicación con jugo? ¿Qué jugo vale más tomar después de hacer deporte, cuando se está embarazada o si se hace régimen? Existen muchas preguntas alrededor de los zumos y los jugos de frutas y hoy vamos a intentar resolverlos. Si quieres ayudar tu cuerpo después del ejercicio físico, una buena idea es recurrir a tu licuadora Philips y preparar un nutritivo jugo de frutas y verduras. Pero antes, resolvamos algunas dudas.

Jugo y licuado no son lo mismo

Mientras que para hacer un jugo hay que exprimir la fruta y sacar la pulpa, para hacer un licuado, se bate o se licúa toda con una licuadora y normalmente se añaden también otros vegetales.

las mejores licuadoras philips

¿Jugo con licuadora, concentrado de fruta, néctar de fruta o refresco de fruta?

Los zumos de fruta pueden ser concentrados. En este caso se elimina el agua de la fruta y se pueden haber añadido aromas. Los jugos no pueden contener azúcar desde 2010, gracias a una normativa de la Comisión Europea. No ocurre lo mismo con los néctares, que sí pueden llevar hasta un 20%. Los néctares son agua en un 50%, fruta en un 25-40% y azúcares. También podemos encontrar refrescos a base de zumos, que contienen menos del 25% de fruta. Los zumos de procedencia ecológica han recibido un tratamiento mejor y no contienen pesticidas; en cambio tienen más vitaminas y antioxidantes.

¿Zumo natural o envasado?

No es cierto que las frutas más maduras y malas son las que se usan para hacer los jugos envasados. La industria elige el punto óptimo de maduración de la fruta, las escoge manualmente, las resguarda de golpes y las limpia. Algunos jugos contienen aditivos como el ácido ascórbico (vitamina C) y el ácido cítrico para evitar que se oxiden, pero no son componentes sintéticos. Siempre será mejor tomar un zumo recién hecho, por ejemplo, con una fantástica licuadora Philips (las vitaminas de la fruta se van perdiendo a medida que la troceamos y entra en contacto con el oxígeno), pero los zumos envasados también nos aportan hidratación en cualquier lugar y momento. Son una manera de tomar fruta fuera de temporada. Es, pues, una elección puntual para los niños y ancianos que no están muy acostumbrados a beber agua, y más en verano. Frescos y con buen gusto, nos mantienen hidratados y nos aportan unas cuantas vitaminas. Además, ¡los zumos sirven incluso para hacer salsas y vinagretas en una licuadora!

Jugo y pastillas no son una gran combinación

Los zumos de manzana, naranja y pomelo tienen ciertos componentes que pueden reducir la eficacia de ciertos antihistamínicos, anticancerígenos, betabloqueantes y algunos antibióticos. En el caso de las alergias y las reacciones inflamatorias, debemos tener cuidado y no tomar frutas en exceso, sobre todo naranja, que facilita la liberación de la histamina. El zumo de piña, por otra parte, puede interferir en la acción de los anticoagulantes orales.

Los zumos, por tanto, son una buena opción de vez en cuando. No deben sustituir nunca el agua ni una pieza de fruta. Debemos controlar no sólo la calidad que tienen sino también la cantidad, y es necesario que sepamos si llevan azúcar.